sábado, 29 de enero de 2011

Homeopateando

A estas alturas muchos lo han dicho, muchos lo han explicado y muchos lo han anunciado.

La homeopatía es un fraude.

Sobre su historia ya ha escrito Mauricio-José Schwarz y de explicar sus postulados se han encargado los compas de Sin dragones en el garaje, de manera que no puedo agregar mucho al respecto.

Lo que quiero hacer ahora es hacerles una invitación:

El próximo sábado 5 de febrero, en varios países del mundo va a llevarse a cabo el Reto 1023, consistente en que varios pinches locos (la mayor cantidad posible) van a darse un pasón con chochitos, pociones y remedios homeopáticos con el único e innoble fin de demostrar que la homeopatía es una penverenda redejada.

En el D.F. la propuesta de los diezalaventritresavos fue aceptada y canalizada por Espejo Escéptico, que se ha encargado de convocar a los que tengan (o digan tener) una vena escéptica y que estén medianamente informados para que le entren al desmadrito, tomando como pretexto la estupidez que representó el hecho de que la Secretaría de Salud capitalina anda promoviendo tan chingado desatino como opción viable de salud pública.

El caso es que seré uno de los orates que van a "suicidarse".

¿Cómo es eso? Simple: Se trata de que, armados con nuestra dotación de chochos, de poción o de preparación homeopática, nos apersonemos en las instalaciones de la Secretaría de Salud Federal, cuyas oficinas están en Lieja No. 7, col. Juárez, junto al metro Chapultepec y en contra esquina de la Torre Mayor. (pa'que nos vean, en la del D.F. no va a haber nadie) el 5 de febrero a las 10:00 hrs. para, todos en conjunto, brindar y pasonearnos con tales "medicamentos".

Si ud. no sabe cómo pedir los chochitos en la farmacia no se preocupe, la neta yo tampoco sé, pero me voy a hacer mi propio veneno aplicando la más poderosa medicina alternativa que existe: La Orinoterapia homeopática®



Si tienen algún tipo de reserva sobre el video anterior y prefieren comprar sus pociones nomás asegúrense de que sí sean homeopáticas, es decir, que no tengan alguna sustancia activa que sí pueda afectarles.

De cualquier forma allá los veo para ponernos hasta la madre.

Queda de ustedes:

TORK. Bizcocho de Montecristo. Año 2011 E.C. - 12 E.E.

2 Reniegos:

Enrique Arias Valencia dijo...

El título excelente. ¡Que me pateen esos tíos!

revista literaria hotel dijo...

y que tal tu suicidio?